domingo, 1 de septiembre de 2013

Sandra Mozarowsky

Sandra Mozarowsky fue una actriz española cuya carrera se vio truncada cuando estaba haciendo balconing. Se pegó tal trastazo que estuvo casi un mes en coma, cuando alguien decidió desconectar la máquina.

Llegó a trabajar de señorita de compañía en un club donde las reclutaban en la calle Orense, un bar de copas donde iban tipejos distinguidos cuyo propietario era Paco Martínez Soria. Allí conseguía los contactos para hacer películas, junto a otras artistas del destape.
Allí compartía hombres con Bárbara Rey, es decir, hacía trios. El piso en el que vivía (calle Álvaro de Baena 3) lo llamaban "el picadero real" José Emilio Rodríguez Menéndez y Mario Conde.

Un día se declaró contraria al aborto sin venir a cuento y poco después cayó desde un sexto piso supuestamente regando las plantas. Que fuera amante de Juan Carlos I y que en el balcón no había ninguna maceta es lo de menos.

Dicen que estaba algo gorda y que tenía depresión por ello, pero nada que ver con un embarazo.
Lo cierto es que estaba preñada y declararse antiabortista mosqueó al rey y la apuntó a clases de balconing con el resultado conocido.

Murió muy joven y nadie del mundo del espectáculo quiere hablar de ella bajo pena de catapulta. Ningún vecino de la zona recuerda ningún suicidio ni ningún hospital cercano declara haberla tenido de paciente. Todo se tapó y hasta hace poco nadie sabía nada de su extensa filmografía, la cual fue borrada de un plumazo.

Pepe Sancho, amigo de ella se indignó ante la posibilidad del suicidio, aunque nunca aclaró si lo de la caída accidental le convencía.
Bárbara Rey durante el funeral estaba acojonada, ya que pensaba que sería la siguiente en hacer balconing. Así que se auto filmó para garantizar que no sería suicidada desde un balcón. De aparecer muerta hay una persona que tiene una cuenta en XVideos dispuesta a subir el vídeo.

Curiosidades

  • El que escribió este artículo murió ayer desde su balcón cuando regaba las plantas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.