viernes, 6 de septiembre de 2013

Xenu

Xenu o Xemu fue un dictador extraterrestre de la Confederación Galáctica, cuyos planetas que controlaba estaban sobrepoblados.
Quiso resolver el problema de la superpoblación a lo grande y se le ocurrió un plan siniestro. 
Hace 75 millones de años trajo a miles de millones de personas a la Tierra en naves espaciales. Los desembarcó alrededor de volcanes y los aniquiló con bombas de hidrógeno.

Sus almas se juntaron en grupos y se pegaron a los cuerpos de los vivos. Xenu capturó esas almas y las metió en una cajita que le regaló su madre por su cumpleaños. Las llevó a cines para una sesión maratoniana de cine mexicano y español.

Cuando terminó la tortura, muchas almas se juntaron y otras tantas fueron a la luz cuando vieron la última película de Isabel Coixet. La Confederación Galáctica juzgó a Xenu por crímenes contra la humanidad y por vulnerar la propiedad intelectual.

También fue el inventor de la tecnología del velcro, pero este dato de minimizó por haber matado a millones de personas.
los funcionarios leales finalmente lo derrocaron por que les habían rebajado el sueldo y ellos lo encerraron lejos en una montaña sobre uno de los planetas.
Allí está guardado por un campo de fuerza cuya energía está producida por una pila eterna y Xenu esta todavía vivo hoy en día.

No se comercializa esta pila por que no es plan de tener una pila que dure para siempre, ya que sería la bancarrota del sector de pilas. Hoy en día cada persona está llena de estos racimos de almas llamado "el cuerpo de los thetanes". Y si quieres ser un alma libre entonces tienes que pagarnos una gran cantidad de dinero por PayPal para hacerlo. Después debe comunicarse telepáticamente con este cuerpo de los thetanes para hacer que se alejen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.