miércoles, 16 de enero de 2013

Aarón Guerrero

Chechu Aarón Guerrero
Aarón Guerrero más conocido como el chirriante y repelente Chechu de Médico de familia. Desde entonces su trayectoria no ha evolucionado demasiado desde estos tiempos pero él sigue insistiendo en hacerse llamar actor. Le cambió la voz de tanto hacerse pajas y se le quedó cara de empanado y gilipollas, aunque muchos aseguran que ya estaba así de antes. Un día se dio cuenta que su madre tardaba en llegar del estanco, como unos nueve años, así que decidió ir a buscarla con la única ayuda de una cuchara y coltán. Fue a buscarla a Argentina, por que el mundo era muy grande y había que empezar por algún lado. Dio la casualidad que su madre estaba ahí pero le dieron el chivatazo. Estuvieron así en multitud de ocasiones hasta que Aarón se cansó de buscarla y se volvió a casa.

Como se había quedado sin dinero tuvo que vender su cuerpo para poder volver y en pocos días lo consiguió, pero le gustó y se quedó un tiempo más. Lo echaron del país por fumar sin filtro y fue deportado gratis a España.
Su salto a la fama fue cuando interpretó, durante 9 temporadas, al niño travieso, estereotipado y repelente de Emilio Aragón en la mítica Médico de familia. Su personaje, Chechu, convirtió en estrella infantil a este actor que volvió a conocer el éxito, ya como adolescente, con Ana y los siete acompañando a Ana Obregón en sus marcianas aventuras. En 2008, Guerrero participó brevemente en el culebrón Yo soy Bea de Telecinco y poco más se sabe de él. Sus últimas incursiones en la tele han servido para recordar éxitos pasados y un anuncio de Telepizza. El problema fue, obviamente, el encasillamiento crónico. Incluso en sus trabajos posteriores nadie se sabía su nombre, todo el mundo le llamaba "El Chechu de 'Médico de Familia".  Hoy en día ha dejado el mundo de la interpretación y ahora se dedica a la hostelería

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.