lunes, 14 de enero de 2013

Gabryel Polas

Renault lo despidió y él sabe porqué
Gabryel Polas es el nombre de un extrabajador de Renault que fue despedido tras ver una maratón de cine de Alexei Kurkovski, emborracharse y quemar varios coches.
Antes de ese incidente era uno de los vigilantes de la fábrica pucelana de Renault, y una noche de invierno sintió un ruido en una de las naves. Para su sorpresa una horda de chavales con pintas se había colado en las instalaciones para hacer un botellón. Gabryel no tuvo bemoles para afrontar la situación y decidió unirse a ellos, permitiéndoles beber y bailar Reggaetón pensando que una vez terminaran podría limpiar, recoger todo y olvidar el incidente. Pero se le fue la cosa de las manos en cuanto se tomó tres cubatas. Aquellos jóvenes comenzaron a armar jaleo y a perseguirle entre Clios y Meganes y la diversión acabó en tragedia. Aquello acabó en varias lunas rotas, ovehículos calcinados y puertas arrancadas de cuajo. Además de tres costillas rotas y su inmediato ingreso en las filas del INEM. Lejos de olvidar el incidente, el departamento de Marketing de Renault decidió aprovechar su historia para usarla en una campaña para escarnio del pobre hombre que para colmo estaba a punto de jubilarse.
Eso sí, lejos de deprimirse hoy en día vive la vida loca tirándose jovencitas, entre ellas a Mónica Limón. Volvió a darle al bebercio y le dio al rollo gay y se tiró a Christian Göran en un hotel que buscó por Trivago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.