lunes, 14 de enero de 2013

Pipi Estrada

Pipi Estrada con su arma de destrucción masiva
José Manuel Estrada, conocido como Pipi Estrada, es un desacreditado periodista deportivo y boxeador español.

Fue fruto de experimentos genéticos para clonar a Franco. Mientras antiguos nazis se dedicaban a intentar producir hítleres en serie que hicieran renacer el Reich, tres franquistas, cuatro falangistas y uno del Opus Dei trabajaban en el laboratorio de al lado con mucho menos presupuesto para producir nuevos caudillos generalísimos que perpetuasen el régimen ad infinítum.

Escapando de su jaula, Pipi se dio un golpe en la cabeza que le produjo amnesia y ahora trabaja en programas del corazón, enterrando su credibilidad cada día que pasa inventándose noticias.
Un amigo suyo le puso su conocido apodo un día que dijo que era más travieso que Pipi Calzaslargas.

Saltó a la fama cuando le puso los cuernos a su señora esposa con Terelu Campos. Desde ese momento fue carne de cañón de la prensa rosa. También le dejó y el pobrecito fue a ahogar sus penas yéndose de putas, concretamente con Lucía Lapiedra, una ex actriz porno bastante mala.

Acabó en una isla desierta, pero como había muchos osos y humo negro, se volvió a casa. Decidió intentar el oficio de boxeador y su primer combate fue con Jimmy Giménez Arnau. Ganó el combate por K.O, pero le descalificaron. Entonces Josep Pedrerol lo rescató para Punto Pelota. Se supone que da exclusivas o algo así, pero falla más que Sandro Rey en sus predicciones y aun es un misterio que siga en el programa cuando no aporta nada.

Para colmo es tan estúpido que le siguió el juego a un troll de Internet y la cosa acabó con el hackeo de su movil y la difusión de todos sus contactos. Terminó de cagarla cuando enseñó a cámara su dirección y número de DNI. Eso sí, jamás pagó la coca.

Tras mucho pelear, tras mucho romper y volver, su mujer le dejó, como no podía ser de otra manera, en el plató de Mujeres y hombres y viceversa.
Pero eso no fue más que el principio de su declive. Para poder hacerse con una silla en Sálvame fue capaz de humillarse públicamente (aún más), declarando tener problemas de dinero y le rogó a su ex, Terelu Campos, que le perdonase los 43.000 euros que le debía de una demanda por una especie de "memorias" en Interviú en las que detallaba su vida sexual con ella poniéndola de vuelta y media y comparándola con Hitler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.