miércoles, 12 de junio de 2013

Abel Arana

Dejadme solo, que si no
no cabemos juntos mi ego y yo
Abel Arana es un gayer attention Whore insoportable y creído que aspira a ser el nuevo Jorge Javier Vázquez o como poco chico de Ana Rosa Quintana. Es tan egocéntrico y tan gay que está ahorrando para fabricarse su propio clon y darse a sí mismo por culo.

Mientras tanto, lucha por hacerse una autofelación. Solo su nariz es más grande que su ego. Va de gracioso por la vida, pero de hecho le siguen el rollo porque pertenece al Lobby gay y eso abre muchas puertas.

Tiene cierta fama entre las maricas de provincias por haber sido integrante del dúo de productores dance Pumpin' Dolls, por haber sido mecenas de Erica Magdaleno o por mantener una relación amor-odio con algunas de las divas españolas, como la que lo mandó a tomar viento, Mónica Naranjo.

Junto a Juan Belmonte trabajó para grandes estrellas internacionales o petardazos como Coral Segovia o Lydia. Tras producir discos de usar y tirar de varios de estos artistas, empezó a presentar programas para Fashion TV y colaborando en programas como Las mañanas de Cuatro, MTV Kabuki o La Noria, en el que nos deleitaba con sus lamentables comentarios sobre lo que los espectadores del programa opinaban en Twitter, red social de la que se autoproclamó experto.

Luego lo echaron. Tambien dice que es escritor y ha escrito libros solo aptos para sarazas profundos. Tuvo que regalarlos a través de Internet para que alguien los leyera. Para hacerse publicidad dijo que se los piratearon. Para piratear libros primero hay que comprarlos, cosa que dudamos seriamente. Que él mismo pusiese un link hacia la descarga casi lo confirma. Cuando muera su cuerpo será declarado reserva inagotable de botox.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.