martes, 18 de junio de 2013

Abraham

Ande vas peazo animal, no se te puede gastar una broma
Abraham fue el primero de los patriarcas del pueblo de Israel una vez que Noé dejó de construir barquitos, algo que tranquilizó bastante a la población. Tras la muerte de su padre, tenía setenta y cinco años y pensaba ya en jubilarse e irse de crucero, pero Dios le cortó el rollo. Dios le ordenó salir de su tierra y que fuera al país que a él le saliera de los cojones. Evidentemente Abraham no preguntó más, ya que Dios tenía fama desde convertir a la gente en estatua de sal hasta diluvios.
Así que viajó por el mundo a lo mochilero con su familia hasta Canán, donde años más tarde perdería Cristo las sandalias. Allí Abraham construyó un altar al Señor y siguió viajando hacia el sur hacía el desierto. Se pasó tres pueblos y llegó a Egipto.
Allí había mucha falta de mujeres y mucha acumulación de líquido del amor en los escrotos, así que el faraón se la quitó. A Abraham le dio igual, ya que no se le levantaba y le dieron ovejas, barcos y putas.
Pero este putiferio no le gustó a Dios y le obligó junto a su mujer abandonar Egipto. En el siguiente pueblo un tal Abimelec. En este punto ya se la regala, ya que estaba tan usada que hasta se le caía el tampón. Tras el período pasado en Egipto regresa a Canán. Allí vivieron durante algún tiempo, incrementándose sus rebaños, hasta que surgió la discordia entre los pastores de Abraham y los de Lot, su sobrino.
Abraham entonces propuso a Lot que se separaran, permitiendo a Lot que eligiera en primer lugar. Lot, que de tonto no tenía nada, escogió la fértil tierra, cerca de Sodoma y Gomorra, mientras que Abraham vivió en Canán.
Después de esto, invadieron a ambos y les obligaron a pagar impuestos. Tardaron en rebelarse 12 años. Al año siguiente, los invasores regresaron, derrotando a las rebeldes y tomando muchos cautivos, entre ellos Lot. Abraham reunió a sus hombres y persiguió a los invasores, derrotándolos. El rey de Sodoma le ofrece a Abraham el diezmo de los bienes recuperados como recompensa, pero Abraham lo rechaza, ya que había oído algún que otror rumor que en su pueblo iban con calcetines con las sandalias y que aquel pueblo iba a acabar mal.
Durante esta época, su mujer, al ser estéril, ofreció a su esclava, Agar a Abraham. Abraham dijo no, yo te amo la fecundó al segundo día y tres veces más para asegurarse. Luego la mujer echó a la esclava, pero a medio camino, Dios le hizo dar la vuelta, ya que en el cielo se aburría mucho y le gustaba este culebrón. Su hijo se llamó Ismael.
Cuando Abraham tiene noventa y nueve años, Dios se le aparece de nuevo y hace un pacto con él: Su mujer daría a luz a un hijo que será llamado Isaac y que a partir de ese momento todos sus descendientes tenía que cortarse el pellejo del pene y dárselo como ofrenda, ya que había empezado una colección. Tambíen les cambió el nombre a ambos, y Abram se llamaría desde ese momento Max Power Abraham y Sarai Pechitos McTetis Sara.

Tiempo después, Dios decide destruir Sodoma. Evidentemente Abraham intentó tranquilizarle, pero Dios le dijo que si encontraba a nosecuatos hombres buenos no lo destruiría.
A Lot, que por allí andaba, un ángel le dio el chivatazo y que huyera y que no mirase hacia atrás mientras las ciudades eran destruidas. Sin embargo, su esposa desobedece y queda convertida en una estatua de sal.

Tiempo después nace Isaac, de su esposa Sara. Cuando Abraham tenía noventa y nueve años, Dios se le aparece de nuevo para que le pagase unas deudas. Como tardó demasiado, ordenó a Abraham que le ofreciera a su hijo en sacrificio. Isaac sabía que se iba a hacer un sacrificio, pero no sabía que era él. Justo cuando Abraham iba a sacrificar a su hijo, se lo impidió un ángel. Por suerte, Isaac era ventrílocuo, que si no se lo carga su padre allí mismo. Dios hizo la vista gorda. Luego se fue a comprar tabaco y no volvió a su pueblo.
Tras la muerte de su mujer, tomó otra esposa, una putilla llamada Cetura de la que tuvo seis hijos. Abraham murió a los ciento setenta y cinco años de edad, a punto de coger la jubilación anticipada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.