jueves, 27 de junio de 2013

Leopoldo González-Echenique

¿Tengo cara de que me importe?
Leopoldo González-Echenique y Castellanos de Ubao es licenciado en derecho y en Ciencias Económicas que pertenece al Cuerpo de Abogados del Estado y Presidente de TVE. Evidentemente al ser presidente elegido por la derecha será el más criticado de la historia del ente público y cualquier cosa que haga será tachado de censor, fascista y manipulador.

Eso sí, la manipulación sociata se va a acabar. Lo primero que hizo fue liquidar a Fran Llorente y nombrar a Julio Somoano como director de Informativos de TVE.  Incluso se cargó a  Ana Pastor García y mandó a tomar por saco esas series de adoctrinamiento republicano inventadas en la época de ZP para desprestigiar al ejército, santificar a los de izquierdas y criminalizar a los que no lo son como La Señora, Amar en tiempos revueltos o República.

Mientras tanto González-Echenique se estrenó con un escándalo de esos que haría sonrojar al mismísimo abuelito Alberto Oliart. TVE colocó a Alfredo Villanueva Blanco como coordinador de programas de la cadena, un puesto amortizado en una cadena que a día de hoy solo emite enlatados y películas de John Wayne.

Al trascender, Echenique decidió jubilarle horas más tarde. Luego limpió un poco RNE y empezó una limpieza sistemática de todo aquel que no declarase su absoluta obediencia al PP. Puso en la calle a Juan Ramón Lucas, Pepa Fernández y a Toni Garrido, aunque sus espacios tuviesen mucha audiencia. Intentó meter a Antonio Jiménez de Intereconomía, pero fue tan descarada sus intenciones que tuvo que recular. La siguiente en caer fue Lara López, directora de Radio 3, la cual había dejado en la calle a Ramón Trecet y Carlos Pina.

En su primer año (2012) RTVE triplicó sus números rojos: 105 millones de euros de pérdidas. Tuvo un respiro con MasterChef, el cual fue su primer éxito. No menos cierto es que los tuvo por corbata durante las pésimas audiencias de las tres primeras semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.