miércoles, 19 de junio de 2013

Miriam Díaz-Aroca

Margarita Miriam Díaz Aroca es una actriz y presentadora española caracterizada por su manía de reírse por todo, sus silbiditos, pose de estárselo pasando mejor que nadie y esa sensación de que a partir de su cerebro podrían sintetizarse todo tipo de drogas de diseño. Su primera aparición ante las cámaras de televisión fue en el programa musical Aplauso en 1979 como concursante.
Profesionalmente debutó acompañando a Javier Basilio en el concurso El bote de Don Basilio, que se emitía en el programa de Jesús Hermida Por la mañana. Posteriormente pasó a presentar un programa infantil llamado Cajón desastre, el sustituto de La bola de cristal.

Su salto definitivo a la popularidad llegó cuando hizo las veces de azafata-florero-contable el concurso de Un, dos, tres junto a Jordi Estadella. Entre ambos llegó la decadencia del programa y ya no levantó cabeza el programa.
Después de eso intentó dedicarse a la música sin mucho éxito. Pedro Almodóvar, sin saberse muy bien porqué, la seleccionó para interpretar un pequeño papel en Tacones lejanos. Luego llegó Belle Époque de Fernando Trueba, una película muy sobrevalorada.
Pero poco le duró la buena crítica, ya que se metió en una serie muy casposa llamada La casa de los líos de Antena 3. Luego sustituyó a Paz Padilla en el papel protagonista de la serie ¡Ala... Dina! y más tarde interpretó un papel en Mis adorables vecinos. Ya en 2006 la decadencia profesional era tal que aceptó participar en ¡Mira quién baila!. En 2009 José Luis Moreno le dio un papel protagonista en ¡A ver si llego!, una serie de humor con chistes de casete de gasolinera de la que sólo se emitieron 5 capítulos dada su escasa audiencia. Tras este fiasco decidió dedicarse al teatro y a mirar cintas de vídeo en VHS rememorando tiempos mejores. Hasta que llegó Splash! Famosos al agua con el que esperaba relanzar su carrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.