sábado, 15 de junio de 2013

Psicofonías 1.0

Por lo menos en la carátula se esmeraron
un poco
Psicofonías 1.0 es una película de terror un subproducto serie Z bastante infantil con un aire cutre que no se puede aguantar escrita y dirigida por Iván G. Anderson. Ni siquiera llega al nivel de amateur ni nada parecido. Tiene tan poco nivel que cualquiera lo hace cualquiera con una cámara, y un par de disfraces de carnaval y posiblemente mejor. Los diálogos son patéticos e insoportables. Los efectos especiales de risa. Hasta el título es una mierda, ya que de psicofonías nada. Es como El proyecto de la Bruja de Blair, pero empeorada. Su creador iba a crear una adaptación del Ulises de James Joyce, pero se fumó un par de porros y le cambió el criterio.

Está hecha con cuatro euros que se encontraron tirados en la calle que se lo gastaron en ketchup para simular la sangre. Supuestamente es de terror, pero en vez de dar miedo solo da risa. El Corte Penal Internacional en La Haya, con el fin de evitar una posible secuela de esta película (probablemente Psicofonías 2.0) consideró una violación mucho mayor que un crimen de guerra que sería castigado con la Pena de muerte o una colleja. Finalmente esta secuela se llamó El Misterio de Vera Drudi.
Si eres de los pocos que tienen en DVD esta película solo puedes hacer dos cosas; tirarla a la basura o venderla por EBay a otro más gilipollas que tu. La escasez de medios es notable, pero no puede ser la excusa para una pésima dirección de actores o una planificación progresivamente pobre, repleta además de fallos de continuidad.

La trama y guion es de lo más absurdo, no tiene ni pies ni cabeza, la música es cutre a más no poder. Parece como si la hubiese compuesto Luis Cobos con su Casio en una noche de borrachera. La abuela es el clon de El Cordobés, los actores van leyendo el guion por detrás de la cámara y hay un hombre que se pega hostias con una piedra que después habla como Bartolo.

Sipnosis


La película comienza con una chica bastante choni que tiene miedo porque va en coche y está todo oscuro, ya que un tal pablo le indicó mal el camino. Entonces se la aparece una la muerta de la curva y se sube al coche. Luego se baja y sale corriendo y por alguna razón ella va tras ella.
La encuentra llorando y cuando le da la vuelta resulta que tiene una careta de Esqueletor y una peluca de Drag Queen que el director compró en los chinos. Evidentemente la choni sale corriendo, ya que la escena se supone que daba mucho miedo y es lo que toca. Luego aparece algo que la mata o algo así.
Tras una serie de créditos cutres, una escena trepidante de Basi, una maruja haciendo la comida o algo así. Aparece su sobrina con una mochila rosa y casi la mata del susto, en la que posiblemente sea la escena que más miedo da. El caso es que se van a dormir, por lo que lo de llevar la niña una mochila a esas horas es todo un misterio. Cuando la maruja se va a dormir se queda mirando la foto de una niña y la cosa más que miedo da mal rollo. Resulta que en realidad era su hija, pero tal como la miraba parecía otra cosa.
Resulta que esa maruja es profesora y sus alumnos no la respetan y su hija desapareció. No, no es la niña del principio. Basi llama a un programa de radio para buscar a alguien que sepa algo, ya que Paco Lobatón por aquella época estaba acicalándose el bigote.
El caso es que la llaman con información y queda en una tasca con un tal Berto, que parece un gañán y un personaje de Muchachada Nui. Le dice que ha estado en el castillo y que ha visto el fantasma de su hija, pero ella no le cree o algo así y pasa de él, ya que le pide 1000 euros.
Al día siguiente, Basi recibe la visita de Coral, una perroflauta que le cuenta que su hija fue al castillo porque alguien se la quería tirar a ella, pero la convenció para que fuera ella. El caso es que tiene el mapa del castillo misterioso.

Cinco meses antes

La cabeza me la guardo para la sopa

Un cartelito con la misma tipografía cutre de los créditos iniciales nos informa que lo que vamos a ver sucedió cinco meses atrás. Vemos como la hija de Basi y otros tres entran en el castillo que más que un castillo son tres o cuatro piedras de mierda. Quienes son los otros tres no se sabe, ya que el director no creyó oportuno acreditarles.
Pasan la noche intentando grabar psicofonías, pero lo que encuentran será mucho peor; una señora vieja en camisón que se los va cargando uno a uno. La noche termina y una del grupo parece que se va a salvar, sapero resulta que la vieja se la estaba reservando para desayunar.

Vuelta a la actualidad


Un cartelito con la misma tipografía cutre de los créditos iniciales nos informa que lo que vamos a ver sucedió cinco meses atrás. Vemos como la hija de Basi y otros tres entran en el castillo que más que un castillo son tres o cuatro piedras de mierda. Quienes son los otros tres no se sabe, ya que el director no creyó oportuno acreditarles.
Pasan la noche intentando grabar psicofonías, pero lo que encuentran será mucho peor; una señora vieja en camisón que se los va cargando uno a uno. La noche termina y una del grupo parece que se va a salvar, sapero resulta que la vieja se la estaba reservando para desayunar.

Personajes


  • Verónica (Carmen Rubio): Es la del principio que va tras la niña.
  • Niña muerta (Claudia Alonso): Es la que lleva a Verónica a una muerte segura. Al final se la lleva la vieja al infierno. Un final más que merecido.
  • Basi (Ángeles Ladrón de Guevara) : Una profesora que enseña en el I.E.S. Antonio de Mendoza que su hija desaparece.
  • Berto: Un tío de aspecto asesino en serie y gañán que hasta boina llevaba.
  • Dolores (Natalia Casali): Es la niña sobrina que está viviendo con ella desde que la hija de la primera, prima de la segunda, desapareció misteriosamente. Es la única que sale con vida.
  • Alicia (Alda Lozano): La amiga tonta de María.
  • María (Ana Vega): la hija de Basi
  • Nico: El novio tonto de una de ellas.
  • Aarón: Uno de los que van al castillo con la hija de Basi y que muere.
  • Coral: Una punky que afirma que su padre es un facha porque le dijo que trabajase
  • Vera Drudi (Nieves García): La vieja capulla

Curiosidades


  • Las pelucas eran propiedad de Iván G. Anderson, como bien hace recordar en los créditos. Incluso es probable que el presupuesto de la película se fuera en ellas.
  • Lo que son psicofonías sólo hay una mención.

  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.