sábado, 27 de julio de 2013

Luján Argüelles

Luján Argüelles es una drag queen, presentador y actor español. Luján es una super pija, creída, choni, conservadora presentadora de televisión española. Anteriormente se llamaba Antonio Giménez y trabajaba de leñador, pero quiso dar un giro a su carrera, ya que estaba muy encasillado como drag queen y travelo, así que se cambió el nombre por Luján, se tiñó de rubio, se amputó su cosita con un machete y empezó a estudiar periodismo.

Biografía



Sufrió anorexia mientras estudió periodismo en Madrid. Sus compañeros la llamaban "La robocop". Jamás dijo que sus padres eran carniceros y a sus novios siempre les decía que tenían otras profesiones que implicaran un título universitario. Todavía se notaba que era un tío, así que empezó en la radio gracias a que su padre era amiguito y compañero de caza de Blas Herrero. Comenzó con Juan Antonio Cebrián en La Rosa de los Vientos y cuando pasó por Esta noche o nunca, de José Luis Salas y el Monaguillo le metía unas puñaladas a Juan Antonio que pa qué.

En la radio, cuando todavía no era mujer del todo
Tras un porrón de intervenciones quirúrjicas y tomar hormonas femeninas a cascoporro fue contratada en Antena 3 de reportera de 7 días, 7 Noches. En la misma cadena también hizo de reportera en el programa Punto Doc.

Etapa en Cuatro


Desde 2008 a 2010 presentó el concurso Password, ese concurso como aquel Cifras y letras sin letras y con mucha gilipollez en la cadena Cuatro hasta que le dieron otro programa. En 2009 estrenó, en la misma cadena, el programa Granjero busca esposa, pero no tiene mucha historia este programa.

La echaron de Password y le dieron un programa suicida llamado Lo que diga la rubia. Ana Milán, fue su sustituta sin esperar a que se enfríe el cadaver de Luján. Duró más la promoción previa que el programa en sí. Era una verdadera mierda, un mojón. Una incabable y aburrida sarta de heces sin substancia ni chicha ni limoná. Dos horas y veinte minutos de pésimo humor, malas imitaciones de Chiquito y sketches de cuarta regional. Luján se quedó sin programa y sin pasword y Luján durante un tiempo desapareció tragada por un agujero negro, del que solo saldría para buscar pareja a algún granjero que busque esposa.

A los dos meses resurgió de sus cenizas para presentar un nuevo programa llamado Los managers. Un programa que era un refrito de Tienes talento, pero que solo le dejaban hacer el gilipollas durante un minuto por concursante. Iban a recorrer toda España para que no quedase ningún friki loco sin oportunidades de hacer el ridículo. Cuatro decidió congelar la producción de Los Managers, por que por lo visto, no había dinero suficiente para esta mierda que se nos venía encima. Ya se había grabado la primera gala con Inma del Moral, pero los productores lo debieron ver tan mal que por no echarles agua hirviendo encima decidieron que eso no viese la luz. Por tanto, murió antes de nacer, una paradoja.

Cuatro si dio luz verde a la producción de Dame una pista, la versión española del concurso británico Give us a clue basado en juegos de mímica con el que se tenía previsto que Luján se hostiara. Era otro Password, ya que volver al anterior hubiese sido muy humillante. Con este programa pretendía recuperar algo del prestigio y la audiencia perdidos. Los hay que nunca aprenden de sus errores. Recompensan su pésima fortuna en Cuatro convirtiéndola en una especie de Jesusita Vázquez de la cadena prisera.

Mientras tanto, seguía haciendo esa especie de pseudoprograma llamado Granjero busca esposa que es el único que le duraba últimamente. Mientras que el formato británico permaneció en antena en Reino Unido durante décadas, a Luján solo le duró meses.

Cuatro decidió darle pasaporte de nuevo, ya que el concurso había perdido fuelle y fue sustituido por reposiciones de Entre fantasmas. Luján fue ingresada en estado de sock profiláctico ante este contratiempo.

La cadena decidió darle una nueva oportunidad a este programa durante una semana con unos especiales en los que se conmemoraba el quinto aniversario de Cuatro. Si funcionaba durante estos especiales, el regreso del programa de Luján Argüelles podría ser definitivo. En estos especiales, fueron los famosos de Cuatro los que intentasen resolver las pistas que sus compañeros les ofrezcan. Todo debido a que ya nadie soportaba ver de nuevo los capítulos ñoños de Entre fantasmas y no los veían. Si esta vez lo veían alguien más que las vacas y cabras de Granjero busca esposa igual se quedaba en pantalla pero no fue así lógicamente.

Telecinco-Cuatro incomprensiblemente siguió apostando por ella y le dio un programa originalísimo en 2011. Este fue Hijos de papá, un Gran Hermano de niños pijos en el que se encerró a un grupo de jóvenes pijos y ricos en una misma casa para que muestren su convivencia. Fue un batiburrillo de varios realitys, como Las joyas de la corona de Carmen Lomana pero al revés y la basura aquella de LaSexta Generación Ni-Ni. Para ello secuestraron a unos niños pijos haciéndoles creer que montan en una limusina para ir de fiesta a un reservado, pero terminan en una granja recogiendo boñigas.

Hijos de papá también continúa la tendencia que se ha iniciado con programas como Mujeres ricas o Princesas de barrio de La Sexta. Su audiencia inicial fue bastante buena, lo que no sabemos es si este tipo de formatos lograrán interesar al espectador durante mucho tiempo, ya que parece que una vez que explotan la baza de la novedad pierden todo el interés que despiertan en un principio.
Sin esperar a que fracasara Los hijos de papá, le ofrecieron otro programa llamado Tienes 1 minuto, un programa con un tufillo a Mujeres y hombres y viceversa con chonis y tíos prefabricados.

Una bazofia al más puro estilo Telecinco. El programa premiaba al talento para seducir en tan sólo 60 segundos. olía a fracaso desde lejos. Ocupó el hueco que dejó Fama, ¡a bailar! después de su fracaso. En este programa, 20 hombres pasarían a diario a hacer el ridículo por una cinta transportadora y tendrían un minuto para demostrar sus habilidades de seducción con las mujeres.

Las cuatro féminas a las que tendrán que conquistar seleccionarán a los hombres con los que quieren tener una cita. Se estrenó con una floja audiencia, convirtiéndose además en el enésimo fracaso de la prensetadora.
Teniendo en cuenta que el formato es igual de casposo al de Granjero busca esposa, la eligieron para presenta ¿Quién quiere casarse con mi hijo?. Seguirá la línea de Mujeres y hombres y viceversa o su mala copia Tienes 1 minuto en el cual madres celestinas buscan parejas a los inútiles y/o feos de sus hijos.

Luego le dieron Money time, un formato basado en una idea original de Risto Mejide que no aportaba especial interés y que lo único que hace pensar es cómo ha conseguido alguien vender un producto así a una cadena. El estreno apenas superó los trescientos mil espectadores. Quedó demostrado que Luján es una gafe siempre que le se saque de sus realitys casposos. Y lo peor es que la serie predecesora, Castle, rozaba el 5% a pesar de tirar de reposiciones. Muy triste. Nunca pasó del 3% y acabó cancelado.

Por suerte en el mundo tróspido tenía más suerte. Casi a la vez le dieron otro programa llamado Un príncipe para Corina, Un dating show de los de toda la vida metiendo a Corina en el título y buscando a alguna chica que se llame así para que la gente lo vea. Eso es lo único novedoso, por lo demás, un grupo de chicos intentará conquistar a una tal Corina R. Lagamma, que busca su príncipe azul. Definitivamente Cuatro se ha convertido en un pozo de mierda similar a telecirco. Antes de eso demostró ser la prueba viva de que es más fácil predicar que dar trigo y se divorció por Whatsapp.

Tras una época en lo que todo lo que hacía se iba por el sumidero empezó a irle bien, pero parece que las gestiones tróspido-amorosas no se le daban tan bien a nivel privado. De hecho, la separación dista mucho de ser amistosa. Ella decidió terminar con la relación a través de un mensaje de texto en tres entregas por whatsapp al teléfono de su marido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.