lunes, 15 de julio de 2013

Verónica Romeo

CONFESHIUOOOOONS!
Verónica Romero Sotoca, conocida artísticamente como Verónica Romeo, es una cantante que cuenta con un fiel, aunque no numeroso que saltó a la fama en Operación Triunfo.

Querida por la audiencia, ninguneada por la academia y vapuleada por el jurado.
Dentro de la Academia era la chica rebelde y que hacía reir a todos, pero en el escenario su trabajo no era demasiado bueno, siendo la más criticada de su edición por su falta de afinación y no ha conseguido despuntar en el mundo de la música a pesar del éxito de sus dos primeros discos. Aunque se lo montó mucho mejor que otros compañeros, la verdad, que se meta a trabajar en un Kebap y deje de intentarlo. Aunque si es felíz jugando a ser cantante sacar cada 6 meses un single, 2 actuaciones en bares de carretera y listo, a nosotros no nos molesta.

Biografía


Nació en Elche (Alicante), y tras probar primero trabajos honrados acabó de gogó de discoteca, monitora de aeróbic, y más tarde haciendo tatuajes pintados. Con lo que sacaba montó un puestecito hippy. Se presentó a un concurso de villancicos de su instituto y pensó que por ahí podía tirar. Estudió un poco de técnica vocal pero luego lo dejó porque pensó que en el fondo daba igual. Y razón no le faltaba. Siempre quiso comprarse un saxo, pero aprendería con una flauta travesera, que era más barato y lo podía usar para otras cosas, aunque de vez en cuando debía darle un agua. Junto a su novio, su hermano y un amigo formaron el grupo donde Verónica tocaba la flauta travesera y cantaba. Formó parte también de Doc Holiday, dónde hacía los coros y cantaba algún tema. Por suerte no hay documentos gráficos.

Paso por Operación Triunfo


Animada por su padre, se presentó a los castings de Operación Triunfo y fue elegida. Hizo unos castings horrorosos en los que desafinaba, pero estaba de buen ver y la eligieron. Cada gala desafiniba más y cantaba peor, pero cada vez llevaba menos ropa, por lo que fue pasando ronda tras ronda. Quedó cuarta y a las puertas de la fama.

Tras OT


Tras el concurso sacó su primer disco y lo petó incluso un poco con el segundo, pero como suele darse en estos casos, los siguientes discos fueron perdiendo fuerza. Comenzó a ir cuesta abajo y aceptó participar en Supervivientes para que la gente se acordara que existía. Editó su tercer disco llamado Serotonina con el que no consiguió el apoyo esperado. Pero no terminaba de arrancar, por ello, da el salto al mercado anglosajón con su single Confession, un tema ciertamente incalificable, tanto por el inglés de Verónica como por los tópicos que se dan cita en la canción o en la escenografía y el vestuario de la cantante y sus músicos [1]. No le fue muy bien y se pasó al chumba-chumba [2] Su cuarto trabajo discográfico, Más Serotonina está en camino, igual entonces, cuando nadie lo compre quizá se de cuenta que esto no es lo suyo.

Estados Unidos

Verónica Romeo, líder propinas en EEUU

En 2008, movida por sus grandes inquietudes musicales, como no se comía ya ni una mierda, se da el piro a Miami. Allí no es que le fuera muy bien. Ha compuesto canciones que han ido viendo la luz, pero otras se han ido quedando guardados. En 2010 cambia su residencia a Los Ángeles para ver si la cosa mejoraba. Ahí empieza a escribir canciones en inglés, ya que el público latino definitivamente no era el suyo. Con estas canciones va de bar en bar, ganándose la vida a duras penas con eso.

Carrera como actriz


También ha hecho sus incursiones en el mundo del cine. Entendemos que OT: la película no es cine ni nada parecido. En 2006 dicen que participó en el cortometraje El secreto de la Abuela, donde hace un pequeño papel secundario cameo, y supuestamente pone tres canciones compuestas e interpretadas por ella a la BSO. El papel debe ser tan pequeño que ni aparece en los créditos y el tema principal lo canta un tal Frank Valdecruz. Donde sí sale es en Las palabras de Vero, haciendo de una especie de Leticia Sabater en su rol de Desayuna con alegría. Tampoco aparece acreditada en Fin de curso, una American Pie española y un desecho tan recomendable como meter las manos en una trituradora. Luego está El excesivo consumo de estrógenos de Ludoviko Graham, que no la hemos visto, y es que con ese título cualquiera se atreve.

Notas


  1. Verónica cantando en A wachuwachupeich
  2. Tastes Like Chocolate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.