martes, 3 de septiembre de 2013

Juan Aguirre

Eva... sin tí no soy nada
Juan Vicente García Aguirre, más conocido como "el calvo de Amaral", es un músico español, dicen componente del dúo Amaral y anteriormente del grupo Días de Vino y Rosas.

Aunque existen pocos datos de su vida, dado que no se sabe siquiera si existe, hay quien asegura que nació un 30 de febrero de 1965 en Teruel.
Con tan solo 13 años empezó a tocar su primera Air Guitar, la cual le regaló a su abuela. Ésta le dio dos hostias bien merecidas.

Estudió Arqueología, pero tenía muy claro que eso de los dinosaurios eran seres mitológicos que no existen, así que formó una banda con sus amigos imaginarios. A ese grupo lo llamó Días de Vino y Rosas. El grupo se disolvió cuando sus padres lo ingresaron en un manicomio y recibió cientos de descargas eléctricas. Durante varios meses estuvo en una celda de aislamiento en posición fetal.

En 1992 conoce a Eva Amaral y como si un agujero negro se tratara, poco a poco fue absorviendo su existencia y todo rastro de su identidad anterior.
Esto puede demostrarse científicamente con una sencilla ecuación: Amaral+ X= Amaral.
Por lo tanto, el calvo es la X y por ello, al resolverse esta ecuación se llega a la conclusión que el calvo no existe. Su consciencia es un plasma de pensamientos inconexos. El caso es que el ojo normal lo percibe y nos hace creer que existe, o quizá es una proyección holográfica. También es posible que sea nuestro cerebro, que nos provoca una alucinación rellenando ese espacio vacío para que no nos volvamos locos. De hecho, ni siquiera podemos saber si es calvo en realidad.
Evidentemente solo se sienta ella, ya que
los entes no pueden sentarse. De hecho, esta es un foto
enviada por un telespectador a Carmen Porter

Ambos se recorrieron todos los bares tocando y fue desapareciendo paulatinamente. Primero le desapareció el pelo, para luego desaparecer su coronilla. Para ocultar esto, usó una gorra ridícula que cada día que pasaba se iba encasquetando más en la cabeza.

Curiosamente a Eva Amaral le crecía el flequillo mientras él desaparecía, que seguro eso, algo tenía que ver. El nombre del grupo fue idea de Juan, quien tomó el apellido de Eva a pesar de que ella en un principio no lo aceptaba. Tras un intercambio de hostias que duró toda la noche y parte del día siguiente ella aceptó, ya que le dolía la mano de tanto hostiarle.

Poco a poco iban triunfando. Sacaban discos y salían en la tele, aunque la que enfocaban era a ella, mientras que a él la gente le tiraba cacahuetes. Hacia el tercer disco ya era totalmente invisible y su existencia solo se puede deducir a partir de los efectos gravitacionales que provocaba.
Para el quinto disco ya estaba más en el Más allá que en el más acá, así que decidió interpretar por primera vez un tema como voz principal en un álbum de Amaral. Para ello tuvo que venir el barbudo de Cuarto Milenio para grabarle, ya que solo se podía hacer con psicofonías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.