domingo, 22 de septiembre de 2013

Mario Martínez

Mario Martínez es un triunfito, nulo cantando y bailando, sin carisma y una imagen de lo más corriente que se hizo famoso en la tercera edición de Operación Triunfo.

Antes de entrar en el programa era batería en una banda en la que nunca le dejaban cantar lo cual explica muchas cosas.
En OT quedó en quinta posición, pero solo los cuatro primeros tuvieron derecho a grabar un disco. Pero él no pilló la indirecta y en 2005 se pagó su propio disco llamado Mario.
No es que se vendieran muchos discos, por lo que tuvo que buscarse la vida realizando "conciertos" en salas y tuburios interpretando temas de los años ochenta.

Quizá el momento más humillante fue cuando formó parte de Marilo's Band del programa La mañana de La 1 que presenta Mariló Montero tocando la batería. La única misión de este grupo era dar musicalidad a los diferentes espacios con música de ascensor y así ahorrarse los derechos del SGAE.

No fue hasta 2012 que grabó su segundo disco (Camino), esta vez con un grupo llamado Inuit. Un grupo que seguro lo peta en su Zaragoza natal, pero que en el resto de España no los conoce nadie. De hecho, el disco lo regalaban entre los asistentes a sus conciertos y a buen seguro, muchos los tiraron en la papelera más próxima según salían del establecimiento.

Uno de sus conciertos lo realizaron en medio del Media Markt. Los guarda jurados ya le advirtieron que se fueran, que allí no se podía, pero aun así no se fueron.
En la actualidad, se ha centrado en su faceta como músico, es decir, tocando la guitarra en el metro a cambio de unas monedillas.

Mientras tanto, preparaba un disco que se supones saldrá en 2015, que no hay prisas y tiene que salir bien. Algún mal pensado dirá que no saldrá nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.