miércoles, 19 de junio de 2013

Coral Segovia

Coral Noseagobia
Coral Segovia Noguera, conocida artísticamente como la envidiosa que siempre queda segunda Coral, es una cantante española de música pop que nadie sabe en que idioma canta.

Se caracteriza por su voz de travesti imitando a Mónica Naranjo. Tendrá una gran voz, pero tiene un problema de vocalización bestial. Algunos creen que canta en austrohúngaro, el idioma de Avatar o algo así.

Ha ganado fama por sus presentaciones para ser la representante española en el Festival de la Canción de Eurovisión siendo rechazada en todas. Desde entonces vive debajo de una piedra y solo sale cuando TVE elige cantante para Eurovisión o saca single cuando se acerca el día del orgullo gay.

Comienzos


Coral inició su formación como cantante a temprana edad, recibiendo lecciones de canto en austro húngaro. Debutó en un escenario a los doce años y a los catorce ya grababa sus primeras maquetas, ganando experiencia mediante actuaciones en bodas, bautizos y alguna que otra verbena de pueblo. Coral viajó a Miami para conseguir que alguien la grabara cantando. Coral, ansiosa por convertirse en una cantante famosa grabó un primer EP titulado "El sabor de lo prohibido", toda una apología a la leche y no de vaca, precisamente. El proyecto no vio la luz.

Álbum Coral

Sentarse en una silla no es tan sencillo
como parece

A principios del año 2000 y de nuevo en España, se unió a dos maricas adorables para unir fuerzas y convertirse en la reina de los glory holes, pero ni con esas. Finalmente en mayo de 2001 y después de reuniones con discográficas para presentar oficialmente el álbum de la artista. Este disco sí que vio la luz, pero como si no la hubiera visto.

Festival de la Canción de Benidorm de 2005


El 9 de julio de 2005, Coral se alzó vencedora en la 38 Edición del Festival de Benidorm al ganar la Sirenita de Oro con la canción "Maldito corazón", compuesta y producida por David Santisteban y Marco Dettoni. La pobre Coral ganó algo por primera vez en su vida, incluso de pequeña era la única de su clase que no tenía un perrito piloto. Eso sí, cuando editaron el EP de su canción ganadora "Maldito corazón", le hicieron la portada más fea en la Historia del pop español.

Deshojando madrugadas


Coral grabó posteriormente su segundo álbum, Deshojando madrugadas en 2005 aliándose con otro marica aún más hortera que los anteriores. El resultado de tan atroz combinación es un disco llamado "Deshojando madrugadas". Todo un "vivo sin vivir en mí" para maricas melogramáticas. Pero el rollo melodramagay estaba pasadísimo y no vendió ni tres copias del album. Además, su look a lo Bertha Mason no la ayudó mucho.

Festival de Eurovisión



Algunos creen que era ella la que saboteó
 a Daniel Diges
En 2007 se presentó al programa "Misión Eurovisión", presentado por Paula Vázquez pero TVE decidió que no participara en el programa aludiendo a problemas con la discográfica encargada del primer disco de Coral.

La cantante indicó a los encargados del programa que quería participar en el programa y que ella sería la responsable de los problemas que pudieran surgir. RTVE hizo oídos sordos y D'Nash fue a Eurovisión, cosechando una de las peores actuaciones de España en Eurovisión.

Gracias al prozac, al amor de sus fans y al corte de pelo de subnormal profunda que le hizo su estilista consiguió coger fuerzas para la preselección eurovisiva del 2008. Esta vez sucumbió ante Rodolfo Chikilicuatre, cuyo único propósito era reírse de Eurovisión y de TVE. Sin embargo RTVE prefiere la audiencia que el personaje daba y no hizo nada por evitarlo, como hizo eliminando a Karmele Marchante.

En 2010 gana en las votaciones de Internet, pero vuelve a perder ante Daniel Diges. Coral se dedicó a correr por los pasillos gritando, histérica, y buscando a un tal José Luis. Gritaba sin parar por los pasillos justo después de darle un beso de Judas al ya ganador Daniel Diges. Lejos de mostrar su apoyo a Daniel Diges por su actuación, escribió un mensaje felicitando a Alemania y dando las gracias a la televisión sueca, en la que al parecer se comentó durante el festival que debería haber sido ella la representante de España. Después su perfil oficial en Facebook, Coral Segovia Music, sufrió un repentino ascenso de afiliados... pero para ponerla a parir. Decidió no presentarse más a Eurovisión e ir a terapia para desengancharse.

Regreso


Coral Segovia en su videoclip "No te rindas" [1]
Parece no querer enterarse e intentará otra vez dedicarse al mundo de la música, provocando una conmoción mundial. Presentó un nuevo single en formato digital: No te rindas, con un look que parece salida de los Mundos de Narnia a lo Malena Erman para seguir triunfando en concursos inventados como el OGAE Second Chance.

Además del single No te rindas, también se publica un EP con una portada alternativa que incluye remezclas del ex Pumpin Doll Juan Belmonte y otros productores de mentira.

Sigue fiel al sonido dance trasnochado que desde 2002 le viene dando disgustos. Además de No te rindas, presenta una versión de Si tu eres mi hombre [1], la canción de Jennifer Rush que cantan todas las cantantes cuando cumplen 40 años. Para ello se ha montado un clip resultón con cromas, efectos y ella como protagonista absoluta.
El diseñador de la carátula, en un alarde de mala leche, nos dice con una imagen lo que vamos a encontrar si nos atrevemos a escuchar el "No te rindas": es decir basura. Porque a ella se la ve envuelta en bolsas de basura. El tema en cuestión suena a descarte de Esther Aranda.
El mismo día que se dio a conocer quién representaría a España en Eurovisión, puso a la venta su último single, Encontré Un Amor. Una canción aburrida con un vídeo cutre hecho por Windows Movie Maker.

Notas


  1. Sí, tu eres mi hombre, pero en el videoclip aparezco solo yo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.