lunes, 15 de julio de 2013

Rosa López

Elijo igual de bien los novios como los temas
que canto, ni que decir de peluqueros
Rosa María López Cortés, más conocida como Rosa López o Rosa de España, es una cantante española mezcla entre Cher y Marujita Diaz muy cazurra que habla como si tuviera papas en la boca que se dio a conocer en la primera edición de Operación Triunfo. Es tan cateta que Jesulín y Belén Esteban podrían darle clases de dicción. Un caso digno, más que de estudio, de ayuda psicológica, porque sus continuos cambios musicales y vaivenes de un estilo a otro hacen obvia, no una evolución acorde con las distintas etapas en la música y la moda, sino un absoluto desconcierto sobre dónde ubicar a este personaje en el panorama musical. Y su carrera se fue a la mierda porque mucha gente a su alrededor que no ha sabido aconsejarle. Empezando por algunos fans y terminando por sus jefes.
Ahora continúa su carrera musical, de poca repercusión, y promociona productos de adelgazamiento a la vez que se pelea con su peluquero. Cierto que ha adelgazado, pero la cara de zampabollos no se la quita nadie. Hoy en día sigue exagerando y explotando demasiado la gravedad de su voz, con ese efecto tan ronco y desagradable que la ha acompañado desde el primer día, cosa que compagina con sus penosas

Biografía


Por favor, cogerme, que mi pare me tiene recogiendo maracatones
Nació como una albóndica enorme y sus padres enseguida se dieron cuenta que habían parido a una gorda soltera. Ha tenido pocos novios y no le han durado nada. Su primer novio fue Pablo Muñoz Cariñanos, una relación que duró apenas dos años. Después llegó Cristóbal Sánchez, que acabó siendo su representante, pero apenas le conseguía conciertos, así que le mandó a la mierda. El tercero acabó en la trena. El siguiente fue Francisco de Paula Prieto, un abogado y político del PP, que tal como está la cosa y la suerte que tiene ella, acabará imputado por corrupción.
Sus padres le metieron en la cabeza dedicarse a la música, ya que no servía ni para trabajar ni para buscarse un marido rico. Para ello, su padre la llevaba en la fragoneta a dondequiera que hubiese una boda o un bautizo a cantar.

Operación Triunfo


Se dio a conocer en el reality musical Operación Triunfo, proclamándose vencedora. Representó a España en el Festival de Eurovisión de 2002 con Europe living a celebration. Jamás se supo lo que celebraba Europa, ya que la letra parecía escrita por un mono subnormal. Se veían ganadores y favoritos y se llevaron un séptimo puesto y un gran chasco.


Carrera discográfica


Añadir leyenda
Firmó su primer contrato discográfico en 2002 lo cual era el premio del concurso. Las ansias de su discográfica por hacer dinero fácil la llevaron a grabar un primer disco, titulado Rosa, digno de olvidar.

Pronto se frustó su carrera por un problema de la voz y mientras David Bisbal, Chenoa o Bustamente arrasaban, ella se quedó por el camino y no se llegó a recuperar nunca. En su discografía solo destacaron el primer y segundo disco, aupados por el tirón de OT, pero en el tercero ya la cosa fue más bien discreta.

Todo el mundo sabe lo que sería mejor para Rosa... menos su discográfica. Porque cuesta creer que ella realmente no quiera inmiscuirse en estas cosas que canta y que lo haga obligada.
Años más tardes, con la fama un poco digerida y con unos productores un poco más centrados, grabó Ahora un disco dance pop. Aunque no fuese una obra maestra, indicó a Rosa el camino a seguir en la industria musical. En su siguiente álbum, Me siento viva, siguió trabajando este estilo, algo que le valió el reconocimiento de la industria. Sin embargo esta etapa comercial no agradó a algunos de sus fans y a la propia Rosa.

Su quinto disco Promesas es una pantomima que en realidad no es más que otro disco de versiones. Aquí fue cuando de verdad se cargó su carrera. Había perdido afluencia de público a sus conciertos. Rosa cambió de look y lanzó Propiedad de nadie, un disco que le alejó definitivamente de la mayoría del público y sobre todo de la industria. Pasó de llenar estadios a tener que cancelar conciertos en pequeños pueblos de provincia.

En su séptimo disco llamado Rosa López pasó sin pena ni gloria, siendo generosos. Luciendo un pelo afro a lo Rihanna tiró por el retrete su comeback al ponerlos al servicio de una canción que es una versión de un tema de Mari Trini, Yo no soy esa, en la que suena un organillo a lo Camela que para colmo su voz es tratada informáticamente.
La discográfica que le pague el octavo serán unos con mucha fe o unos suicidas, pero el caso es que el rollo parece acabársele. Después de eso quedó para ir de invitada a programas de TVE y de vez en cuando saca un disco que solo se lo compran sus vecinos. No le llegaba el dinero y tuvo que aceptar concursar en ¡Mira quién baila! en 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.